El papel de las emociones en el clima y la cultura de una organización

Somos seres emocionales y, a veces, las emociones son como una montaña rusa. Por eso es importante aprender a manejar tus emociones, no simplemente controlarlas.

CLIMA Y CULTURA ORGANIZACIONAL MANEJO EMOCIONAL

Luis Zafra Zafra

4/7/2022 2 min read

¿Alguna vez has tenido que trabajar con una persona que está malhumorada todo el tiempo? ¿O que es mejor esconderse cuando tiene un problema porque es como un volcán en erupción? ¿Eres tú esa persona?

Estarás de acuerdo conmigo que ese tipo de personajes afectan negativamente el clima y la cultura de una empresa. El ambiente se tensiona y cualquiera termina explotando ante el menor inconveniente. Trabajar en un entorno así es agotador y muy desmotivador.

Somos seres emocionales y, a veces, las emociones son como una montaña rusa. Por eso es importante aprender a manejar tus emociones, no simplemente controlarlas. Me imagino que te estás preguntando cuál es la diferencia. Déjame ilustrarlo de esta manera.

La relación con tus emociones es como si estuvieras al volante de un auto. Vas a mucha velocidad en una autopista y de repente ¡pum! Se estalla una llanta. Cuando intentas CONTROLAR el auto a la fuerza, buscando resistir la intensidad de los movimientos, lo más probable es que termines a un lado de la carretera volcado. En cambio, si lo que haces es MANEJAR el auto, intentando aprovechar lo mejor posible la fuerza de los movimientos que por sí solo el carro hace, lo más probable es que este volverá pronto a la normalidad (o por lo menos no terminas volcado).

Algo así sucede con tus emociones. Cuando buscas CONTROLAR lo que sientes, pueden pasar dos cosas:

  • Te conviertes en una persona reactiva e impulsiva, pues expresas tus emociones con actitudes sin pensarlas ni medir las consecuencias.

  • Te conviertes en una olla a presión a punto de estallar al intentar no sentir, evadir lo que sientes o evitar que otros se den cuenta.

En cualquiera de los dos casos, los resultados son similares: tú, sintiéndote culpable por tu reacción y tus relaciones seriamente afectadas.

Cuando MANEJAS tus emociones, desarrollas consciencia de qué estás sintiendo y las manifestaciones que tienes en comportamientos o actitudes. Además, aprendes a interactuar con tus emociones e interactuar con los otros a través de ellas. Esto te permite expresar adecuadamente lo que sientes y a la vez cuidar a los otros de tu descarga emocional.

De esta manera, puedes estar contigo mismos y con lo que sientes, pero teniendo un ejercicio relacional que por su vínculo emocional sea más productivo y asertivo. ¿Te imaginas un ambiente laboral así? ¿Uno donde las personas expresan sus ideas y desacuerdos con respeto, donde lo más importante son las relaciones y los logros que juntos que puedan obtener?

Relacionamientos con un manejo emocional de estas características, son mucho más estratégicos para la construcción de un buen clima laboral. Esta posibilidad de relacionamiento entre las personas empieza a volverse una forma de ser y de relacionarse organizacionalmente. Además, se fortalece la cultura con un rasgo asertivo y productivo, donde se respeta lo que sientes pero se valora, respeta y cuida al otro en el relacionamiento.

#ImproParaLaVida te ayuda a manejar tus emociones a través de la Improvisación y la Psicología. Hemos desarrollado al menos cinco estrategias por medio de las cuales puedes hacer un buen manejo emocional. Esto no solo impacta positivamente tu bienestar emocional; también tiene repercusiones en tus relaciones, la forma como trabajas con los demás e incluso en tus habilidades para liderar.

En la siguiente infografía te cuento más acerca del manejo de tus emociones, qué sí funciona y qué no a la hora del manejo emocional.