La palabra vale. La importancia de la credibilidad y la confianza en la comunicación

La credibilidad y la confianza son dos elementos fundamentales a la hora de comunicarte, pues son el punto de partida para la reacción de la persona que te escucha. La respuesta de tu oyente está determinada en gran medida por la percepción que tenga de ti; es decir, si cree y confía en lo que dices.

COMUNICACIÓN RESOLUTIVA

Luis Zafra Zafra

6/9/2022 4 min read

“Soy una persona de palabra”.

Esta era una frase que escuchaba con frecuencia cuando era niño y que buscaba establecer la credibilidad de una persona sobre lo que decía y la confianza de que iba a cumplir lo que prometía. En muchos casos, las palabras se convertían en el contrato invisible de un negocio (igual que ahora, ¿cierto?).

La credibilidad y la confianza son dos elementos fundamentales a la hora de comunicarte, pues son el punto de partida para la reacción de la persona que te escucha. La respuesta de tu oyente está determinada en gran medida por la percepción que tenga de ti; es decir, si cree y confía en lo que dices.

Eres una persona creíble cuando las personas ven que cumples lo que prometes.

Eres una persona confiable cuando las personas ven que te comportas y actúas conforme a lo que dices.

¿Qué puede debilitar la credibilidad y la confianza que otras personas tienen en ti?

Existen varias situaciones que pueden minar tu credibilidad y confianza, tanto a nivel laboral como en el personal. Hoy quiero compartir contigo algunas de ellas

✘ Las verdades a medias.

Seguro, alguien que conoces te ha propuesto hacer planes geniales contigo; sin embargo, esos planes que te ha propuesto rara vez se concretan o lo hacen, pero muy lejos de lo que te habían prometido. Después de un tiempo, aunque esa persona tenga buenas intenciones, te será difícil creer y confiar en que va a hacer lo que te está diciendo. Por ahí dicen que “una acción vale más que mil palabras”.

✘ Decir lo que el otro quiere escuchar.

Aunque eso no sea lo que esté pensando o sintiendo. ¿Cómo puedes confiar en una persona que no te deja ver lo que realmente está sintiendo? ¿Cómo puedes creer lo que esa persona te dice si no puedes distinguir si es lo que realmente piensa o solo lo está diciendo para complacerte?

✘ Decir SÍ a todo, sin pensar si a largo plazo puedes cumplir lo prometido.

Algunas personas suelen aceptar nuevos proyectos o tareas simplemente por emoción, porque realmente les gustaría ayudar. Sin embargo, no se toman el tiempo para pensar si cuentan con el tiempo y los recursos para cumplir con su compromiso.

✘ Comprometerte para evitar el conflicto.

Existen personas que le huyen al conflicto y hacen todo lo que esté en sus manos para evitarlo. No importa si eso incluye hacer compromisos poco realizables. ¡Todo vale con tal de evitar un conflicto! ¿Y qué crees que va a suceder cuando esos compromisos no se cumplan?... Exactamente. Un nuevo conflicto y, por consiguiente, nuevos compromisos poco realizables. ¿Podrías creerle a este tipo de personas?

✘ Excusarte en lugar de aceptar tu responsabilidad.

Hay personas que para todo tienen una excusa. El tráfico, la alarma que no funciona, el dolor de cabeza o el perro que se comió la tarea son algunas de las más comunes. Aunque las excusas pueden ser una buena estrategia para evitar “quedar mal”, lo cierto es que te van poniendo un letrero cada vez más grande que dice “peligro, no creas una palabra de lo que dice”.

✘ Tu lenguaje verbal no está en coherencia con lo que dice tu cuerpo.

El cuerpo nos delata. ¿Has visto personas que con sus palabras dice no pero con su cabeza dicen sí? Es difícil creerle a una persona que te envía dos mensajes totalmente opuestos al mismo tiempo. ¡Y ni qué decir de confiar en una persona que se comunica así!

¿Cómo inspirar confianza y seguridad a través de tus palabras?

Debes recordar que, para generar credibilidad y confianza, se requiere de coherencia entre lo que piensas, sientes, dices y haces. Si lo que expresas con tus palabras coincide con tu intención y tu lenguaje corporal —además se cumplen con tus acciones —, será más fácil que las personas crean a lo que dices y confíes en que cumplirás con lo que prometes. Es decir, serás una persona de palabra.

A continuación, te dejo 5 aspectos que debes tener en cuenta para generar credibilidad y confianza a través de tu comunicación:

➀ Utiliza un lenguaje claro, sencillo y preciso para decir lo que quieres decir.

Al momento de comunicar, es más importante que tus oyentes te comprendan. Si utilizas palabras técnicas o frases complicadas para expresar ideas sencillas, las personas perderán interés y dejarán de escucharte. ¿Cómo puedes generar credibilidad y confianza con tus palabras cuando nadie te está escuchando?

➁ No pretendas parecer más inteligente utilizando palabras rebuscadas.

Entre más cercano sea el lenguaje a lo que sabes, manejas y conoces, más sincero será lo que dices. Al hablar no necesitas esconderte detrás de máscaras para parecer más inteligente o elocuente. La confianza no se construye a través de las apariencias, así que ¡adiós a las máscaras!

Cuida el tono que usas al hablar.

El tono es tan importante como lo que dices. Cuando usas el tono equivocado, tu mensaje se va a afectar. Un buen ejemplo de esto son los padres que te encuentras en restaurantes o centros comerciales. Al momento de corregir a sus retoños, ¿a cuántos has escuchado usar las palabras correctas, pero con un tono que trasmite poco o nada de autoridad? Los resultados hablan por sí solos.

➃ Busca la coherencia entre lo que dices y la gestualidad de tu rostro y cuerpo.

¿Confiarías en una persona que te dice que puedes saltar del avión con el paracaídas, pero que en su cara no muestra más que terror y desconfianza? La coherencia entre tus palabras y lenguaje no verbal es fundamental si quieres que las personas crean y confíen en ti. Intenta relajarte y ser lo más honesto posible con tu audiencia. Si intentas controlar esa gestualidad, vas a parecer alguien distinto a quién eres.

➄ Cuida el manejo de las manos, que sea tranquilo, sin excesos y que siempre reafirme lo que dices.

Por ejemplo, si lo que quieres es enumerar bastará con que muestres los números con tus dedos, sin mover de forma amplia y rápida tus brazos. O si quieres conciliar en un conflicto, es mejor que evites señalar a los demás porque eso trasmite el mensaje de estar buscando y señalando culpables.

Solo puedes ser creíble y confiable cuando la gente ve que existe COHERENCIA entre lo que piensas, sientes, dices y haces.

¿Qué podrían decir las otras personas de ti? ¿Eres tú una persona de palabra? ¿Eres una persona creíble y confiable?